La Ciudadela de Saladino

Extendiéndose sobre un espolón de piedra caliza en la orilla de este de la ciudad. La ciudadela fue residencia de los gobernadores de Egipto durante aproximadamente 700 años. Su legado es una colección de tres mezquitas muy diferentes, varios palacios y un par de terrazas con vistas sobre la ciudad. Saladino empezó a construirla en 1176 para fortificar la ciudad frente el ataque de los cruzados que estaban causando destrozos en palestina. Tras destronar a la dinastía de Saladino Ayyubid, los Mamelucos ampliaron la ciudadela, añadiendo suntuosos palacios y harenes. Bajo los Otomanos 1517-1798 la Fortaleza se extendió más hacia el este y se edifica una nueva puerta principal, la Bab al Azab, mientras que los palacios de los mamelucos se dejaron en el abandono más absoluto. Incluso a pesar de ello, cuando la expedición francesa de Napoleón asumió el control en la ciudadela en 1798, los eruditos del emperador consideraron estos edificios como unos de los monumentos más hermosos del arte Islámico en el Cairo. Esto no impidió Mohamed Ali que ascendió al poder cuando los franceses se marcharon los demoliera. La única estructura de la era de los mamelucos que quedo en pie fue una única mezquita empleada como establo. Mohamed Ali remodelo el resto de la ciudadela y la corono con la mezquita de estilo turco que hoy preside el horizonte del este de El Cairo. Después de que el nieto de Mohamed Ali Ismael trasladase su residencia al palacio de Abdin, la ciudadela se convirtió en una guarnición militar. El ejército británico se instalo allí durante la segunda guerra mundial y los soldados egipcios todavía mantienen una pequeña posición, aunque la mayor parte de las instalaciones está dedicada ahora a los turistas.

Actualmente no hay contenido clasificado con este término.

Haga Clic

Diseñe su viaje personal con el consultor de viajes